2.6.08

Formas de estar en el escenario

Cuando voy a conciertos espero que los que están en el escenario me enganchen y me remuevan, da igual si es una orquesta, una folclórica o el último moderno. Y una se pregunta por qué unas veces parece haber un abismo entre los que están allí arriba y los que estamos abajo.

Aquí van algunos ejemplos de los que sí me engancharon y de los que no el viernes en el Electric Weekend:

Los que sí me engancharon:

Cavalera Conspiracy: si estás a punto de morir deberías pedir como último deseo verlos en concierto: primero, porque nadie debería morir sin verlos, y segundo, porque seguro que te salvan de la muerte. Aunque no te guste ese tipo de música, les vas a adorar. ¡Qué manera de empezar (sirenas y mucho mucho humo incluidos) de seguir sin parar a lo bestia aporreando, y de terminar dejándote con ganas de más!. ¿Cómo un país como Brasil es capaz de dar semejantes cafres? Bueno, Brasil es capaz de todo, no?

Rage Against The Machine: los Rage ya no son grandes, son gigantes. Porque me da que se lo siguen pasando bien en el escenario y hacen que todo el mundo tenga muelles en vez de piernas en sus conciertos. Porque no cantan canciones sino himnos (¿Qué se debe sentir cuando haces que 40.000 personas griten a la vez "And now you do what they told ya"?). Y porque aún tienen cosas que decir, plantándose en el escenario a lo guantanamero: con mono naranja, esposados e interpretando la primera canción encapuchados.


Los que no me engancharon:

The Offspring: sí, me gustaban en los 90, pero ¿sigue teniendo sentido lo que cantan cuando se termina el acné y empiezan a florecer las barrigas (las suyas y las nuestras...)? Pocos saltos y pocas ganas de salir a cantar.

Iggy pop y los Stooges: nunca debí de ir con tantas ganas a ver a la Iguana, porque cuando se te cae alguien a quien adoras, se te cae desde muy alto. El pobre trataba de comportarse como todo el mundo esperaba que lo hiciera: se revolcaba, hacía el perro, chillaba, se tiraba agua por encima, pero...como que no llegaba, y creo que él se daba cuenta. Supongo que por eso subió a 3 chavalitos de entre el público que podrían ser sus nietos para hacerles cantar con él algo que ni se sabían ni les ponía, lo de "No fun, no fun, no fun" y es que, de verdad, no era divertido. ¿Brecha generacional? Bastante gorda.

3 comentarios:

Curro dijo...

Con el "Killing in the name of" de los Rage, en España es clamor popular que la gente reinvente la letra a su manera. Llevo escuchando el "Que me chupes la p..." desde que tenía catorce años. Aj!

Envidia me das que fuiste, y a Litos más.

Jorge dijo...

Hola Olga,

coincido contigo que es fundamental que la musica te "llegue" o no, y en función de ello un concierto sube o baja en tu top de inolvidables...

Lo que ví y oí:

Serj Tankian, impresioante voz que no se merecía ser escuchada a las 19h sino de nexo con RATM...

Hermanos Cavalera: totalmente de acuerdo, ya fuera con Sepultura, Soulfly o ahora merecen mucho la pena. Climax con el clasico war for territory!

Iggy Pop: tre-men-do por su actitud, a sus 60 y pico y con la misma actitud que en sus principios. Si señor, es el mejor sinónimo del Rock. Buenas avalanchas delante y algún que otro pogo. Si, se equivoco en los adolescentes que subió al escenario, fue el unico pero ¿y cuando dicen que vuelve? yo me apunto...!

Offspring: de acuerdisimo, sobraban. Vuelvo a lo que dije con Serj Tankian, un intercambio de horarios hubiera sido mejor.

RATM: incendiarios, explosivos...vamos que siguen en plena forma despues de su vuelta. ¿se habrán aburguesado sus idearios? me temo que si, aunque prefiero seguir creyendo que no.

QOTSA: genial cierre. Muy buenos, con ganas me quede de verles este invierno en la gira de Era Vulgaris que aqui sacié. De todas formas son grupo para disfrutarlos mejor en sala pequeña.

Y por ultimo:

Lo mejor: el cartel y la calidad de sonido del escenario grande.
Lo peor: la organización (excepto los baños) y el sonido de la carpa.

Olga dijo...

Pues fíjate, Jorge, que estuve a punto de nombrar en el post también a Serj Tankian :-) Ése, creo, que es de los que está sabiendo hacerse mayor, es decir, madurar, que no hacerse viejo (a lo Offspring). Él y su grupo sonaron muy bien, tanto en las canciones potentes como en las tranquilas. Y agradecí que todos salieran conjuntaditos con su levita y su sombrero (soy así...me gustan esas chorradillas, que se preocupen por dar espectáculo hasta en la forma de salir a escena). Eh! y me encantó el "Holiday in Cambodia" que se marcaron.

Con los QOTSA me pasó que salí tan en la nube de los Rage que...como que ya no asumía más. Creo que los disfrutaré más la próxima vez que los vea a ellos solitos.

De la caída en picado que tuve con Iggy creo que también tuvo un poco la culpa la nube en la que salí de los Cavalera.